Mensaje de Sor Maria Rosa O.S.F.

Estimados amigos y colaboradores:

Hace 50 años, este pasado 16 de marzo, tuve la inspiración de comenzar esta obra de amor y redención. No podría haberlo hecho sin la guía y la fe en Dios y sin la colaboración, apoyo, confianza y continuo acompañamiento de personas, instituciones y organizaciones altruistas nacionales e internacionales, así como de las autoridades de nuestro querido país, Honduras.

¡Gracias infinitas  por su generosidad!

El año 2016 fue indudablemente un período lleno de gozo y logros que fueron cumplidos con el trabajo, entrega y dedicación de todos los colaboradores de la Sociedad Amigos de los Niños, unidos con el inmenso soporte de donantes maravillosos y manos amigas que han brindado seguridad a los niños y niñas, así como a familias enteras de nuestro país y de nuestros hogares en particular.

He sido bendecida además este año con 90 años de vida, recibiendo durante el 2016 muestras profundas de cariño y reconocimientos que recibo en nombre de Nuestro Señor y de todos los niños, niñas y jóvenes que son parte de mi vida.

Con esta Memoria Anual la historia de la Sociedad Amigos de los Niños comienza de nuevo, con un futuro prometedor para continuar ayudando y asistiendo a los más necesitados con esfuerzo, dedicación y esperanza, superando las dificultades con la ayuda de Dios. En la Sociedad Amigos de los Niños no existe el “no”, nuestras puertas están siempre abiertas para ayudar y servir. Los invito a acompañarnos.

En Cristo,

 

SOR MARIA ROSA LEGGOL, O.S.F.

Fundadora y Directora General